Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
© Volkswagen
Fabricación electrónica |

España no está preparada para adopción masiva de coches eléctricos

La infraestructura de carga aún no satisface la demanda creciente de vehículos eléctricos.

En la reciente operación retorno de Semana Santa 2024, las redes sociales se inundaron de imágenes que mostraban largas filas de vehículos eléctricos esperando para recargar sus baterías. 

Estas escenas han avivado el debate sobre si España está verdaderamente lista para abrazar la movilidad eléctrica a gran escala, tal y como aspira la Unión Europea. 

A pesar del creciente interés por los vehículos 100% eléctricos, sobre todo en ciudades como Madrid, la expansión de estaciones de recarga de alta potencia en carreteras no ha logrado mantener el ritmo. Esto pone en evidencia una falta de preparación frente a las políticas de descarbonización.

Caso Atalaya del Cañavate

El ejemplo más palpable de esta situación se observó en la estación de Tesla en Atalaya del Cañavate, Cuenca, donde se reportaron esperas de hasta dos horas y concentraciones de hasta 30 vehículos eléctricos, en su mayoría de la marca liderada por Elon Musk. 

Este punto de recarga, activo desde 2018, no ha escalado su capacidad al mismo ritmo que las ventas de vehículos eléctricos, que para Tesla en España, por ejemplo, ascendieron a más de 13.000 unidades el año pasado. Esto es reflejo de un crecimiento de 188% en comparación al año anterior.

Desafíos para la adopción del vehículo eléctrico

La situación se agrava al considerar la infraestructura general de recarga en el país. Durante 2023, se instalaron poco más de 800 nuevos puntos de recarga de 150 kW o más, pero un 21% de ellos se encuentran fuera de servicio o en mal estado. 

A esto se suma que, de los menos de 30.000 cargadores públicos disponibles, tres cuartas partes operan a menos de 22 kW, y una mínima fracción está ubicada en carreteras, lejos aún de la meta de 45.000 estaciones propuesta.

El panorama presenta un doble desafío. Por un lado, la creciente adopción de vehículos eléctricos impulsada por una notable estrategia comercial de los fabricantes, y por otro, una infraestructura de recarga insuficiente y poco evolucionada. 

Esta discordancia entre la venta de vehículos eléctricos y la disponibilidad de puntos de recarga adecuados pone en riesgo la viabilidad de la movilidad eléctrica en España, especialmente en periodos de alta demanda como lo fue la Semana Santa. 


Anuncio
Anuncio
Cargar más noticias
April 15 2024 11:45 am V22.4.27-1