Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
© yukchong kwan dreamstime.com
Fabricación electrónica |

EE. UU. y UE refuerzan vigilancia sobre semiconductores chinos

Renuevan acuerdo para asegurar estabilidad en el sector tecnológico, con un ojo crítico en las prácticas de China.

Para fortalecer las cadenas de suministro globales y asegurar la transparencia en el sector tecnológico, Estados Unidos y la Unión Europea han decidido ampliar su cooperación por tres años más, con especial atención en la producción y distribución de semiconductores procedentes de China. 

Este acuerdo se formalizó tras una sesión de dos días del Consejo de Comercio y Tecnología, que culminó en un comunicado conjunto que subraya la importancia de monitorear las políticas y prácticas en el gigante asiático que podrían desestabilizar el mercado global de semiconductores.

Un enfoque en los chips «heredados»

La preocupación principal recae sobre los semiconductores «heredados», que son componentes esenciales en una amplia gama de productos, desde vehículos hasta dispositivos médicos. 

Estos chips, de los cuales China produce aproximadamente el 60%, son vitales para el funcionamiento de numerosas industrias. 

Tanto la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, como la secretaria de Comercio de EE. UU., Gina Raimondo, han expresado su inquietud por las masivas subvenciones estatales chinas a esta industria, lo cual representa un riesgo de distorsión de mercado significativo. 

Ambas partes han iniciado estudios para evaluar estas distorsiones y están en búsqueda de estrategias para mitigar su impacto.

Además, este acuerdo incluye una iniciativa para investigar alternativas a las sustancias perfluoroalquiladas (PFAS), conocidas como «sustancias químicas eternas», usadas en la fabricación de semiconductores y que representan una amenaza para la salud humana debido a su persistencia en el medio ambiente. 

La cooperación en esta área demuestra un compromiso no solo con la seguridad del mercado tecnológico, sino también con la salud pública y el medio ambiente.

El renovado pacto entre Estados Unidos y la Unión Europea refleja una estrategia conjunta para enfrentar los desafíos presentes en el ámbito de los semiconductores, así como para adelantarse a futuras problemáticas en el sector tecnológico. 

Este esfuerzo conjunto apunta a garantizar una estabilidad y transparencia en las cadenas de suministro tecnológicas, algo vital para la economía global y la seguridad de las industrias dependientes de estos componentes fundamentales.


Anuncio
Anuncio
Cargar más noticias
May 14 2024 7:33 am V22.4.46-2