Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
© Classic Components
Análisis |

Obsolescencia: desafíos de una industria en evolución

De la obsolescencia de componentes no se habla. Al final, es un aspecto inevitable de nuestra industria impulsado por la innovación constante, pero no por esto el producto se vuelve obsoleto.

Reaccionar a los eventos de obsolescencia puede ser costoso y arriesgado, mientras que las medidas proactivas pueden ayudar a detectar y mitigar riesgos, ahorrando tiempo y recursos. Esto nos reduce a dos opciones: planificar con anticipación o reaccionar después del hecho.

Pero aclaremos algunas dudas antes de continuar. Los componentes electrónicos se vuelven obsoletos cuando ya no están disponibles del fabricante original según las especificaciones originales. Esto a menudo requiere rediseños costosos y nuevas pruebas (calificación) antes de poder volver a sacar el producto al mercado.

Este no es un problema nuevo; ha existido durante mucho tiempo dentro de esta industria. Sin embargo, los ciclos de vida de los componentes electrónicos entre el lanzamiento y la obsolescencia se están acortando. La electrónica de consumo, un mercado cuyos ciclos de vida de producto son cada vez más cortos, representa una parte importante de la demanda mundial de componentes electrónicos. Esto significa que la obsolescencia sí está afectando a más empresas, ahora más que nunca.

Con ejemplos recientes, como la pandemia, se ha resaltado la necesidad de estrategias para gestionar cambios repentinos en el suministro. Rochester Electronics, por ejemplo, proporciona un puente para llenar el vacío que dejaron los componentes descontinuados, en ocasiones suministrando durante décadas después de la descontinuación. Esto se logra mediante la adquisición de inventario de dispositivos al final de su vida útil (EOL) de fabricantes de componentes originales (OCM), remanufacturando piezas EOL (en su mayoría utilizando troqueles originales reconocidos como buenos), con autorización completa.

En industrias con ciclos de vida más largos como la militar, aeroespacial y automotriz, garantizar un suministro estable se vuelve aún más crítico. Si bien se prefiere un enfoque proactivo para la gestión de la obsolescencia, eventos imprevistos pueden interrumpir las cadenas de suministro. Con ello, se subraya la necesidad de planes de contingencia, evidente en casos como la pandemia.

La comunicación y la transparencia son vitales para minimizar los riesgos de obsolescencia. Comprender los ciclos de vida de los productos permite tomar decisiones informadas y desarrollar planes de contingencia.

Durante varios Evertiq Expos, en Berlín, AlemaniaMalmö, Suecia, Rochester compartió su experiencia sobre cómo minimizar el impacto de la escasez de semiconductores y las discontinuaciones, producto de la obsolescencia.


Anuncio
Anuncio
Cargar más noticias
May 14 2024 7:33 am V22.4.46-1